Hubo un día en donde fuimos a clase, tomamos apuntes, aprendíamos nombres y fechas, y regresamos a casa; sin saber que ese sería el último día, en que veríamos ese lugar, donde aprendemos a escribir, donde nos enseñan a pensar, y donde están nuestros amigos con quienes convivimos todos los días de nuestras vidas.

El mundo la está pasando mal, hay malas noticias, sí, pero siempre recuerda, la noche es más oscura antes del amanecer, y hoy, te queremos decir algo positivo:

LA EDUCACIÓN NO PARA


El derecho a la vida está por encima de todos los demás derechos; pero NO PODEMOS parar de aprender. Se entiende que el distanciamiento social, los temas económicos, y las autoridades de salud, hagan necesario las medidas que hoy evitan que estemos juntos, y nos obligan a estar separados; y es que, la Educación NO puede parar porque es un derecho fundamental, que debe ser accesible para todos durante toda su vida.

Padres de Familia y Estudiantes: Necesitamos de su apoyo una vez más, es hora de empoderarse de su propio aprendizaje. Que nos demos cuenta, que lo importante no es la nota en un examen, lo que importa es aprender. Es hora que descubramos el placer de aprender cosas nuevas, y no lo hagamos solo por la obligación de pasar una materia. Por eso, es hora de replantear la forma en la que vemos el sistema educativo. Que no nos separen nuestras diferencias, que nos una un solo objetivo, unificando fuerzas para que a través de la educación poder mantener viva la llama de la conciencia humana.

Aprender no necesariamente es ir a un salón de clases, aprender no es solo sacar buenas notas en los exámenes, aprender no es solo memorizar cosas y repetirlas. Aprender es mucho más que eso, se trata de vivir, sentir, ser, crear y conocer. En estos momentos no queremos personas fuertes, sino personas humanas y solidarias, que sean empáticas con el dolor ajeno y conscientes de la realidad local y global. Personas a las que su fortaleza nazca a partir de su solidaridad, y no de sus gritos o amenazas.

No todos tienen las mismas oportunidades, esa es nuestra triste realidad. Por eso tenemos que usar el máximo de nuestra creatividad e ingenio y ponerlos al servicio de la educación. No importa que no tengas Internet, no aumentemos esa brecha educativa, seamos creativos, usemos la televisión abierta, la televisión por cable y LA RADIO para llegar a los lugares más recónditos de nuestra América Latina. Y es que, luego de +975,000 horas de clases a través de Internet, y 56 días por cadena nacional de Lunes a Viernes durante 6 horas al día en vivo, hemos aprendido a equivocarnos, corregir nuestros errores e intentar mejorar cada día para dar siempre lo mejor de nosotros en cada clase.

Todo esto, de forma totalmente voluntaria y sin fines de lucro o protagonismo, porque eso es lo que nos llena de orgullo como jóvenes, saber que desde hace más de 9 años un joven llamado Johel, por accidente, dio el primer paso en esta lucha para mejorar la educación, y sin saber que con un piloto, un tablero, y una cámara, tocaría la vida de millones de personas.

Por eso hoy te decimos; que las clases siguen de lunes a viernes y tú Educación NO Para. Solamente juntos podremos salir de esta, no podemos dejar a nadie atrás, esta es nuestra oportunidad de superarnos, y tratar de ser la mejor versión de nosotros mismos.

Los momentos son difíciles, esta pandemia ha sacado lo mejor y lo peor de la humanidad, y con eso estamos aprendiendo mucho, es una situación totalmente inédita para todos nosotros. Es por eso que hoy más que nunca, estamos llamados por la misma humanidad a seguir aprendiendo, seguir creciendo, y seguir soñando.

Jóvenes, sigan estudiando, sigan formándose, sigan creciendo, sigan aprendiendo. Porque el mundo que verán cuando pase todo esto, porque habrá un día después, será totalmente diferente al que aprendimos durante 14 años en la escuela. Tu Educación y tú aprendizaje no dependerán nunca, de un calendario escolar. Aprender y educarse es el acto de rebeldía al sistema, más grande que pueda existir, ya que, solo la educación, la verdad y la honradez nos hará libres y transformarán a nuestra patria.

Aquí estaremos, hoy, mañana, y siempre Dios y el Universo nos lo permita, para garantizar que la luz de la conciencia humana, y la verdadera estrella de la educación jamás se apague. Siempre estaremos brindando conocimiento, enseñando nuevas cosas, y soñando por un mejor futuro.

Nos vemos mañana en clase, porque #LaEducaciónNOPara.

El primer borrador del texto fue creado por Johel Batista, la versión mostrada en esta página es el escrito final habiendo sido modificado por André Conte.